Creatividad en Asturias

koldo

D’ MIRANDA. Vuelve Koldo Miranda (en la foto que encabeza el post) a la casa en la que logró una estrella Michelin. Tras su lamentable salida del Niemeyer avilesino (patética la gestión que desde su apertura están llevando a cabo los responsables de este centro cultural en lo que a gastronomía se refiere), Koldo, un cocinero de muchos quilates, regresa a la Cruz de Illas, en las afueras de Avilés. Y lo hace con ganas y con una oferta renovada, más informal en el continente pero con mayor peso en el contenido.

"Nuestro queso"

Su menú “Experiencia” (60 euros, incluido un vino blanco de Rueda y un tinto de Rioja) está lleno de sorpresas, de contrastes, de sabores potentes, nítidos y frescos, con continuos guiños a su tierra asturiana y al producto del entorno sin renunciar por ello a influencias foráneas, principalmente iberoamericanas. Todo en presentaciones muy estudiadas. El cocinero asume muchos riesgos en los platos, pero casi siempre sale airoso del reto. Vuelve así el mejor Koldo Miranda tras algunas aventuras un tanto decepcionantes en los últimos años.

Arroz verde de berzas y dorada con azafrán y naranja

En ese menú hay platos especialmente destacados, como “Nuestro queso”, una mozarella rellena de ahumado de Pría sobre una ensalada con aceitunas, tomate y anchoas y un gazpacho que en realidad es un caldo frío de tomate. Logradísimo. También me gustó la revisión del plato de guisantes con jamón: los guisantes envueltos en tocineta de ibérico a modo de raviolis, huevo a la nieve, espuma de menta y consomé de jamón. Otro acierto el arroz verde de berzas que acompaña a una dorada con azafrán y naranja con  caldo de pescado. Gran contraste el de la sopa fría de tofu de coco con langostino, pomelo y un consomé especiado frío. En la parte negativa, los espárragos con su propia emulsión y avellanas sobre una tierra de limón y queso, un plato bastante intrascendente.

"Eso queda pa prau", postre de gelatina de manzana

Postres frescos, especialmente el primero, de inspiración colombiana, que combina pomelo, coco, sésamo y tamarindo. Original presentación del segundo, este de aires asturianos, con gelatina de manzana, avellana, chocolate y naranja. En la zona baja del restaurante, la más informal, cuenta también con buena coctelería. Muchos mimbres que marcan el camino para recuperar la estrella.

http://abcblogs.abc.es/gastronomia/public/post/creatividad-en-asturias-casa-gerardo-dmiranda-ronda-14-16545.asp/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*