Los llamados “influencers” en la gastronomía

Living Dreams by Iratxe es mi blog. Parece que dicho así, sobra, ¿no? o podéis pensar que es demasiado evidente… pero por si las moscas lo quiero repetir y entenderéis el por qué. Todas las opiniones que se vierten aquí son personales e intransferibles y podrán gustar más o menos, pero son mías y las defenderé. Dicho lo cual, me pongo al lío. Hoy traigo para poner encima de la mesa un tema al que llevo tiempo dándole vueltas y que seguro más de uno (y de dos) tienen en mente. El papel de los llamados “influencers”, un nuevo actor a tener en cuenta en cualquiera que sea el sector donde profesionalmente uno se mueve, gastronómico en mi caso.

Porque sí, ese es mi mundo. Profesionalmente, y de pasión, pertenezco a él. Este blog nació como un blog evidentemente de gastronomía y de todo lo que tiene que ver. Cuento mis visitas a colegas de profesión, eventos a los que asisto y/o se realizan en Asturias (principalmente) o fuera de nuestras fronteras (ferias, congresos…), eventos en los que colaboro, etc. Y en lo que a las visitas se refiere, quiero dejar claro que cuando voy a comer o cenar a otros sitios nunca jamás me identifico como blogger ni nada por el estilo, y menos anuncio que escribiré sobre ellos porque a veces no lo hago. Yo decido según mis criterios de qué y sobre quiénes habrá un post. Creo que se está desvirtuando un poco el tema, cada vez hay más personas que se dedican a visitar sitios y opinar como auténticos expertos sobre la comida, los productos, el lugar, el servicio, etc.

Yo veo muy bien que los llamados “influencers” vayan y lo cuenten, saquen mil y una fotos y den constancia de sus visitas pero que haya un poco de prudencia (mejor dicho, un mucho) sobre las opiniones que se dan de los establecimientos visitados. Una cosa es decir “me ha gustado este plato” o “me ha parecido de tal manera” y otra, sentar cátedra. Entendedme la expresión. Uno puede saber qué le gusta y que no, estaría bueno pero para poder hablar con conocimiento, hay que estar preparado, tener una formación, una experiencia… no hablar por hablar. Un poco de respeto a las personas que se dedican a ello de manera profesional. Y ojo, con ello no estoy criticando a quienes salen a comer o cenar y publican en sus distintas redes fotos y comentarios como clientes más. En Yume tenemos clientes muy queridos que tienen perfiles en redes donde nos hablan y comparten sus experiencias en distintos restaurantes, pero jamás lo hacen dándoselas de críticos gastronómicos profesionales, si no como personas que aman la gastronomía y les gusta conocer y disfrutar.

Pero las actitudes de muchos son faltas de respeto a mi parecer a los verdaderos críticos que se dedican a esta profesión desde hace años y tienen una sólida formación y experiencia, con puntos de vista argumentados y con referencias como para poder opinar con razones.

Personalmente, agradezco infinitamente quien se acerca a nosotros, a los hosteleros, a los negocios, para disfrutar y descubrir sabores, olores, texturas… pero en el momento que hay dinero de por medio por hablar, opinar, mostrar… yo ya no estoy por la labor. Esas personas tienen detrás miles de personas siguiendo sus pasos y lo que hacen, donde van, lo que prueban, se convierte en “lo más deseado” para el resto pero repito… yo no estoy por la labor. Quiero sinceridad. Quien se acerque a mi negocio, a probar nuestra cocina, a disfrutar de nuestro ambiente venga por que quiere y que luego comparta o no sus opiniones e imágenes como hacen quienes nos visitan cada día.

Que nadie se sienta aludido porque en nadie en concreto estoy pensando. Es mi opinión y unas reflexiones que me apetecía contar y compartir con quienes tengo la suerte que me leen.

Tagged: , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*